Multiverso…personal

Hace unos días vi un interesante documental sobre el universo en el canal Historia. En concreto, trataba sobre un concepto novedoso (cuando me enteré de que el término nació en 1895 de la mano del psicólogo William James, pensé “bueno, novedoso para mí”): el Multiverso.

Para los que somos profanos en la materia, nos puede sonar como un primo del universo (o, echándole imaginación, incluso un verso con rima múltiple), pero no. El Multiverso define los múltiples universos posibles, en el que queda incluido el nuestro, abarcando todo lo que existe físicamente: la totalidad del espacio y del tiempo, todas las formas de materia, energía y cantidad de movimiento, y las leyes físicas y constantes que las gobiernan…casi “ná” (las fotos que acompañaban estas explicaciones eran alucinantes).

Pensad en las muñequitas rusas, estas simpáticas figuritas de madera que, según las abres, dentro aparece otra y otra y otra… (la versión rusa del conejito de Duracell). Pues si me preguntasen que explicase de forma sencilla qué es el Multiverso, diría exactamente eso: una muñequita rusa “a lo bestia”.

¿Te imaginas este fascinante concepto cosmológico aplicado al mundo empresarial? El motor que hace rugir la compañía: las personas, tu equipo, tú… ¿de dónde sale la energía que lo alimenta? De su propio Multiverso personal. Tú mismo eres como “la muñequita rusa”, dentro de ti atesoras diferentes versiones de tu propia persona, múltiples universos formados por: constelaciones de ideas, galaxias de tus pasiones, las estrellas de tu inspiración, los planetas de tus aportes de valor, el sol de tu superación… ¡y eso que sólo eres una persona! Si te sumas al resto de tu equipo, puedes dar lugar la mejor innovación empresarial del siglo: el Multiverso del Multiverso (Mu-Mu), así cuando te pregunten cómo te va, siempre podrás responder –objetivamente- “Mu-Mu bien”.

Plutarco afirmaba que la persona no es un vaso por llenar sino una lámpara que hay que encender (seguramente Plutarco había descubierto su propio Multiverso). Todo lo que necesitas lo llevas “de serie”, sólo tienes que darle a encender para empezar a emprender. Si muestras la suficiente inquietud para mirar qué se esconde detrás de tu siguiente “muñequita rusa”, de tu vocabulario se borrará la palabra “excusa” y ganarás en altitud (humana, personal y profesional –ya lo decía Zig Ziglar “Tu actitud determina tu altitud”-), en gratitud (la que sentirás al descubrir todos los valores que ya tienes –y los nuevos a los que puedes dar lugar a partir de ellos-) e incluso en salud (al encontrar todo lo que encierras, todo de lo que eres capaz, tu satisfacción se traducirá en una mejor forma física, ya que el fortalecimiento del ánimo tiene su correlato en la fortaleza del cuerpo).

Conclusión: ve a la conquista de tu Multiverso personal y de tu vida, serás el general.

María Graciani

@m_graciani

1 Comentario | Leído 121 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Un comentario en “Multiverso…personal”

  1. Paco dice:

    Pues nunca se me había pasado por la cabeza compararme con una muñequita rusa, aunque quizás el razonamiento sea bastante acertado. En definitiva, si buscamos dentro de nosotros, siempre podemos encontrar otra versión de nuestro yo, la cual nos aporte una visión diferente o mejor de la que tenemos. Saludos “muñequita”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *