Me suena

Hoy leí una curiosa noticia: se ha creado una discoteca silenciosa. A más de 300 metros de altura, en el rascacielos The Shard (Londres), cada persona puede disfrutar de su baile particular gracias a sus auriculares, conectados a las diferentes mesas de los DJ´s, permiten disfrutar de tres canales: uno dedicado al house, otro a la música de los 80 y otro al soul. En la foto que ilustraba la noticia, podía verse a un grupo de personas (todas con sus auriculares), cada una moviéndose de una manera (al ritmo de su propio canal).

¿No te suena la situación? En el mundo empresarial hemos vivido, en más ocasiones de las necesarias, situaciones parecidas. “Cada loco con su tema”, cada uno con sus cascos puestos, sintonizados en su canal favorito, naturalmente… De ese modo, no podemos escuchar (y menos participar ni comprender) el ritmo al que baila la otra persona. Es muy positivo que cada cual nutra el ritmo con su personal forma de bailar, pues ahí radica el enriquecimiento; pero es imprescindible que todos conozcamos y compartamos la música de nuestra organización.

La música crea clima, marca un ritmo, comunica, emociona, explica una historia… La cultura empresarial es la música de una organización. Si cada uno tiene sus propios “cascos” no se crea clima porque no se comparte nada; cada cual va a un ritmo diferente –en función del canal seleccionado- lo que dificultará la comunicación, la comprensión, el compromiso (porque al tener tus cascos puestos y no saber qué está escuchando el otro, siempre te parecerá que va descoordinado, que baila mal) ¿la historia que se explica? Que aquí, cada uno, a su tema se aplica pero, del común, no participa.

Bien cierto es el refrán “divide y vencerás”, por lo que para proclamarnos ganadores, mejor dejamos los cascos y ¡tocamos juntos nuestros tambores!

María Graciani

@m_graciani

1 Comentario | Leído 103 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Un comentario en “Me suena”

  1. Paco dice:

    Espero que no sean tambores de guerra María. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *