Lo duro es blando y lo blando es duro

Es momento de “RENOVAR” (REtomar la NObleza de los VAlores que Responden) y para ello, lo primero, es la conciencia de querer mejorar. Tú eres quien decide cuando ha llegado el “MORE” (MOmento de REnovar), curiosamente “MORE” significa “más” en inglés, ¿coincidencia?… porque para “RENOVAR” tienes que exigirte “más” a ti mismo, ser más autodisciplinado, esforzarte más, poner más entusiasmo en cada paso, ilusionarte más con el camino… A cambio de haber dado ese “más” al REtomar la NObleza de los VAlores que Responden (“RENOVAR”) también recibirás “más” de ti mismo, de tu equipo de trabajo, de tu familia, de tu empresa… Así que, ¡te aseguro que éste es un espléndido “MORE” (MOmento de REnovar)!

Hace ya algo más de tres décadas que el conocido economista, Tom Peters, plasmó su particular “MORE” en el libro que co-escribió junto a Bob Waterman En busca de la excelencia. Así expresaba Peters cuál era la esencia del libro:

En cierta medida, “En busca de la excelencia” fue la respuesta al desafío que la hegemonía económica americana sufrió a manos de Japón y a la brutal paliza que estos propinaron a la industria automovilística en los 70… Así que Bob y yo dimos una patada al dogma entonces prevaleciente de “la estrategia ante todo” y anunciamos que “los números duros” eran en realidad de lo más blandos: una muestra exigua y ridícula de la realidad; mientras que los indicadores “blandos” tales como la calidad, las personas y la relaciones, los valores esenciales, el contacto con el cliente… son en realidad los indicadores “duros”…

Totalmente de acuerdo con Tom Peters. No me malinterpretéis, ¡por supuesto que los números son importantes! Pero hemos de tener siempre presente que éstos son consecuencia directa de las personas. Los números son los subordinados de las personas, no al revés –tal y como la realidad ha puesto de manifiesto, tras años de subordinación de las personas a los números, para conseguir hacer que la prosperidad vuelva para echar raíces, hemos de invertir la fórmula. Repito: los números son los subordinados de las personas, no al revés-.

¿Qué hacer para poner en marcha este necesario “RENOVAR” (REtomar la NObleza de los VAlores que Responden)? Para empezar, sería una gran idea incluir entre los criterios de contratación y como valor estratégico de la empresa el PRImar la DEcencia, ¡empieza por “PRIDE”! De nuevo, otra curiosa coincidencia… en inglés “PRIDE” significa “orgullo” y es que tanto más orgullosos estarán tus clientes (internos y externos) de estar con tu empresa, tus proveedores de tener tratos contigo, los accionistas de ver los magníficos y sostenibles resultados que supone PRImar la DEcencia (“PRIDE”) en tu organización, es un hecho ¡el primero en sentirse “orgulloso” serás tú mismo! -¡incluso tu competencia estará “orgullosa” de competir contigo!-.

En Enough (“suficiente”), libro de John Boyle –fundador del Vanguard Mutual Fund Group-, se narra la siguiente anécdota: Durante la fiesta de un multimillonario en Shelter Island, Kurt Vonnegut, le dice a su amigo Joseph Heller que el anfitrión de la fiesta, un gestor de fondos, gana más dinero en un día que Heller en toda su vida con su afamada novela “La trampa”. A lo que Heller contestó “Sí, pero yo tengo algo que él nunca tendrá…suficiente…

Estoy convencida de que Heller era conocedor de que “lo duro es blando y lo blando es duro” como decía Tom Peters En busca de la excelencia, seguro que en aquel momento Heller tenía presente que los números son los subordinados de las personas y no al revés y seguro que Joseph Heller se sentía agradecido y contento por lo que había conseguido, por lo que no confundía ambición (sana) con avaricia (muy insana). Por tanto, además de PRImar la DEcencia (“PRIDE”), también es una buena idea para dar vida a tu “RENOVAR” (REtomar la NObleza de los VAlores que Responden) practicar y sentir el agradecimiento a diario por todo lo que has conseguido, por todo lo que tu equipo hace por ti; expresar tu alegría por ello –así se producirá un efecto contagio de entusiasmo hacia todo tu entorno, contagio que también volverá a afectarte a ti- y fomentar la ambición, el tener metas y el disfrutar y el esforzarse por cumplirlas a la par que destierras la avaricia de tu vida personal y profesional.

Rolf Jensen, creador de la empresa Dream Society, ex director del Instituto de Estudios Futuros de Copenhague, afirma: estamos en el ocaso de una sociedad basada en las estadísticas. A medida de que los ordenadores se adueñan de la información y de la inteligencia, la sociedad valorará la única característica humana que no puede automatizarse: la emoción. El lenguaje de la emoción incidirá en todo, desde las decisiones de compra hasta las relaciones de trabajo…

Recuerda: lo duro es blando y lo blando es duro ¡apuesta por el valor seguro!

María Graciani

@m_graciani

Sin comentarios | Leído 365 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *