La Actitud es el MENsaje: “¡AMÉN!”

Quien pone su Actitud al servicio de su PROpósito consigue desarrollar un nivel de eXcelencia que resulta Inspirador para él mismo, para su entorno, para el mundo y para su mundo (el que él ha creado a partir de su ingeniosa actitud), logrando, finalmente, Materizliar su Anhelo; podríamos decir que se “APROXIMA” (Actitud -> PROpósito-> eXcelencia-> Materializar el Anhelo) a la sabiduría (la sabiduría es como una asíntota -línea recta que se acerca a una curva pero que nunca llega a tocarla-, nunca llegas a un nivel 100% de sabiduría pero, paradójicamente, el hecho de salir en su busca y “aproximarte” a ella, te hace cada vez más sabido). Una persona así, con un propósito definido y dueña de su propia actitud, será siempre alguien libre (independientemente del lugar en el que se encuentre). Cuando te encuentras con este tipo de personas te dan ganas de gritar “¡AMÉN!” porque a través de su Actitud te están transmitiendo un poderoso MENsaje: yo gobierno mi vida, ¡esta es la filosofía del “TRIUNFIDA”, el genuino TRIUNFador de la vIDA!

Ayer vi una película estupenda (como todas las buenas pelis, basada en hechos reales) Huracán Carter dirigida por Norman Jewison y con Denzel Washintong interpretando a “Huracán”. La película cuenta la historia de Rubin “Huracán” Carter, un conocido boxeador afroamericano en el New Yersey de los 60, y cómo es detenido en 1967, acusado (falsamente) de un triple asesinato. Esto le lleva a pasar 20 años de su vida en la cárcel… ¡¡20 años!!

La ACTITUD (sí, lo correcto en este caso es escribirla completamente en mayúsculas porque la ACTITUD que demostró este hombre, era la madre de todas las actitudes) que demuestra “Huracán Carter” desde que pone los pies en la cárcel es un reflejo del alto nivel de gobierno  de sí mismo, de coherencia interior (él era y se sabía inocente) y de fidelidad a la verdad, tal y como reflejan sus primeras palabras tras cruzar los umbrales de la prisión: No llevaré el traje de un hombre culpable, iré a donde usted me diga dentro de esta penitenciaría director… Usted tiene la custodia legal sobre mi cuerpo, pero soy inocente ¡Sí Señor, con dos c…..es! lo primero que dejó claro Rubin Carter al entrar a prisión es que no pensaba ponerse el “traje de preso” ( por si acaso las Apariencias también son el MENsaje…); de hecho, no vistió el uniforme carcelario durante toda su condena.

La película no tiene desperdicio, me resulta especialmente esclarecedora y llena de significado la siguiente declaración del “Huracán”: Ajustaré el tiempo a mi propio reloj, cuando la prisión esté despierta yo dormiré, cuando ellos duerman yo estaré despierto, no voy a vivir en su celda, en mi corazón, sólo en mi mente y en mi espíritu.

¡Me encantó este fragmento! Toda una declaración de intenciones de la actitud que pensaba adoptar (y adoptó) durante su tiempo en prisión. Él no iba a seguir las normas (las normas de un hombre culpable), él creó sus normas y vivía como su conciencia le dictaba (si se carece de conciencia, lo cierto es que te dará igual qué normas seguir, con tal de sacar cierto beneficio).

Al ver el comportamiento de Rubin Carter, tuve claro que él era la personificación de la siguiente fórmula:

 P > C

Es decir, la Persona es mayor que la Circunstancia. Una Persona con un propósito firme, autodefinido, capaz de poner su actitud al servicio del mismo y con la suficiente entereza para ser un fiel reflejo de su conciencia, siempre será más grande que sus Circunstancias y, por lo tanto, podrá superarlas (sean cuales fueren éstas). Recuérdalo: P > C, la Persona, con su Propósito, su Pasión, su Perspectiva… sobrepasa a la Circunstancia; el Por qué es el que da lugar al Cómo… “¡AMÉN!”.

María Graciani

@m_graciani

 

2 Comentarios | Leído 439 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 opiniones en “La Actitud es el MENsaje: “¡AMÉN!””

  1. Paco dice:

    Me ha gustado el artículo, desborda pasión e inteligencia. La película la ví y me gusto, aunque tendría que verla de nuevo después de tu artículo, seguro que me gusta mas.

    1. 🙂 Muchas GRACIAS por tu amabilidad Paco!! Seguro que al ver Huracán por segunda vez, le sacas mucha punta! Feliz fin de semana 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *