Excelencia moral

Confucio afirmaba Aquél que gobierna por medio de su excelencia moral puede compararse a la estrella polar, que permanece en su sitio en tanto todas las demás estrellas se inclinan ante ella pero ¿y si no hay “estrella polar”?, lo más seguro es que el firmamento empresarial se quede completamente a oscuras y para entonces… las tortas serán seguras.

Tu manera de vivir, tu filosofía de vida tiene su correlato en tus obras y costumbres, cuando la “estrella polar” desaparece (o lo que es peor, nunca existió) se escoge voluntariamente la ceguera como la solución mejor. Claro está, cuando el firmamento está plagado de ciegos se acaba instaurando un nuevo Gobierno: el de los egos, ¿su premisa? “¡hago lo que quiero, yo soy lo primero!” pero, ¿y los demás? “tranquilo, ¡ya se las apañarán!”, ¿su color favorito? “hombre, ¡el black!”. Y ya no hay más que declarar… (que como haberlo, lo hay, pero ellos piensan “¡tranquilos, que vosotros no os enteráis!).

Como Confucio, también me declaro fan de la excelencia moral y ¿qué es la excelencia moral? (desde luego, está muy lejos de arrimarlo todo para el propio morral); la excelencia moral es la calidad superior de la acción diaria encaminada hacia un noble propósito (significado que desconocen quienes dejaron su vergüenza y dignidad tiradas en el depósito). ¿Y para conseguir esa calidad superior cotidiana?, importante: no dejar a los demás sin mañana y cesar en la práctica de la política de la persiana (me enrollo, me enrollo… ¡hasta que tú estés en el hoyo y yo disfrutando del más exquisito bollo!). El VAlor SOcial es la consecuencia lógica de personas con valores, ¡ellas son la materialización de la excelencia personal! Cuando este imprescindible “VASO” (VAlor SOcial) ha sido vaciado por la misma mano que lo tendría que haber cuidado… el “descontento” está garantizado. Para más inri, te da por mirar también a la madre del “VASO”, a la botella y… ¿el que la llenaba…? ¡Haciendo pellas! Entonces desde tu corazón llega una sentida pregunta: “Y esta fuga de valor, ¿quién la sella?”

Cuando hay valores de suprema calidad, ¡tu “VASO” bien lleno va a estar!; esto se contagia a los principios, al carácter, al pensamiento…de modo que tu acción diaria estará asentada sobre los mejores cimientos y propiciarás un clima de entendimiento, hermano del crecimiento; puesto que en la calidad de acción está la fórmula para que la “estrella polar” esté siempre en modo on ¿Cómo esperar creación de valor de quien carece de honor? Estremecedoras consecuencias trae prescindir de la excelencia moral y sustituirla por la filosofía del “CORAL” (CORrupción totAL).

La excelencia moral es un valor diferencial en cualquier ser humano, resultando imperativo para quienes ocupan un puesto directivo en el firmamento social. Mi más sincero agradecimiento a todos aquellos que, haciendo gala de criterio, pundonor, honestidad, compromiso y dignidad, la “estrella polar” hacéis brillar, para evitar que alguien se pueda extraviar.

María Graciani

@m_graciani

Sin comentarios | Leído 131 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *