El palacio de recuerdos

Sócrates no tenía Ipad, ni móvil, ni utilizaba el power-point… sin embargo, sabía hacer la comunicación más efectiva de lo que es hoy (de hecho, el método Socrático es el diálogo por excelencia). Para accionar la mayéutica, ese gran arte de “dar a luz a las ideas”, no había que enchufar ningún cable ni apretar interruptor alguno, el diálogo era el método oportuno que permitía a sus practicantes concluir: “¡yo, sumo!”.

Y sin disponer de tecnología, ¿cómo el discurso se articularía? Los oradores griegos podían estar hablando durante horas y horas… sí, y sin banda sonora, guiones, luces, punteros… ¡y te hacían conectar con tu yo verdadero! ¿cómo era posible? Gracias a un método que los hacía invencibles, la mayor innovación mnemotécnica de la época, hoy lo conocemos como método de los “loci” (sitios) o palacio de recuerdos. Se trata de imaginar un entorno que conozcas muy bien, por ejemplo, tu casa; seguidamente, trazas un itinerario a través de ella y en cada parada del recorrido imagina que ves cada uno de los elementos principales de tu discurso. En los campeonatos mundiales de memoria, el método de los “loci” marca las mejores trayectorias.

Muy ocurrentes los oradores griegos, de esta forma, de hablar en público, te quitas el miedo porque todo lo que necesitas, ¡en tu mente habita! Date un paseo por el “PARQUE” y te darás cuenta de que el triunfo no hace más que acompañarte, porque tu PAlacio de Recuerdos es la QUintaesencia del Éxito, de modo que si visitas el “PARQUE”, ¡te irá de arte!

La imaginación no te deja colgado, ni necesita wifi, ni se le estropea el disco duro… ¡Tu “PARQUE” te sacará de cualquier apuro! Y logrará que, contigo mismo, te sientas más seguro. Deja ya de sentirte laceo y ¡edifica tu Palacio!, los recuerdos se crean a cada momento y si estás atento, podrás sentirte más que contento porque todo lo que necesites, ¡lo encontrarás dentro!

Pasear por tu particular “PARQUE” oxigena los pulmones, te llena de vitamina “D” (porque el sol de la creatividad tu mente ayuda a funcionar), te mantiene en forma (tu mente, en maestra se torna), mejora tus relaciones sociales (quien mejor comunica, hace amigos a raudales) y, en definitiva, tu vida será más saludable y significativa.

¡Eh! Pero, ¿adónde vas?… ¡Ah, ya lo entiendo… al “PARQUE”, a pasear!

María Graciani

@m_graciani

Sin comentarios | Leído 209 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *