El cuadro en el árbol

Hasta en las actividades más cotidianas puede surgir la sorpresa. Si estás en actitud de descubrir, pequeños detalles comienzan a mostrarse ante ti; quizás hayan estado ahí todo este tiempo pero ahora hay una pequeña diferencia: estás atento. La atención y la curiosidad son dos buenas compañeras de viaje que, del entorno, te hacen disfrutar y puede que algo valioso te ayuden a encontrar. Decía Azorín que la vejez es la pérdida de la curiosidad y es que si en tu día a día nada llama tu atención, sin duda, has hecho viejo a tu corazón pues carece de emoción.

Ayer por la tarde hice un pequeño descubrimiento. Iba paseando con Burque (más que mi perro, mi amigo), cuando algo que se encontraba como colgado en un árbol me llamó la atención… ¡Era un cuadro!, alguien lo había dejado allí, colgado en el hueco de aquel árbol. La situación en sí me pareció original, había oído hablar muchas veces de cabañas en los árboles pero ¿de un cuadro expuesto en uno?, desde luego, ¡qué ingenio más oportuno! Después, mientras seguía mirándolo, me pregunté por la finalidad de su autor: ¿querría hacerse publicidad? Y si así era, ¿Por qué lo había firmado únicamente con una “B”? El cuadro representaba un atardecer en la playa, una playa desierta en la que sólo se veía ¿un pato?, quizás el pintor intentaba decir que, paradójicamente, cuando hay menos luz, es cuando mejor se “B”; puede que al principio nos sintamos un poco patos pero si volvemos a mirar el cuadro en un rato, quizás el pato sea ahora gaviota y su actitud sea “pá nota”.

Le eché un último vistazo al cuadro en el árbol (porque Burque ya estaba ansioso por seguir con su paseo), reparando especialmente en aquella “B”, situada en el margen inferior derecho. Algo me quedó claro, era un hecho: si quieres encontrar, primero tendrás que “Buscar”.

María Graciani

@m_graciani

2 Comentarios | Leído 215 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 opiniones en “El cuadro en el árbol”

  1. jjesus dice:

    El cuadro es como la vida misma, es buscar cada dia y cada momento algo que salte de tus ojos y que te haga saborear el buen vino que se llama la vida (uno se fija en sus detalles, en su color, en su forma de estas…)…. muy bueno Maria

    1. Muy buena observación, muchas GRACIAS Jesús! Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *