De miel y moscas

Apuntaba Winston Churchill que se necesita coraje para pararse y hablar pero mucho más para sentarse y escuchar, ¡qué observación tan acertada! Si practicásemos a diario la denominada por Tom Peters “escucha inocente” enriqueceríamos nuestra vida y la de nuestra gente. La “escucha inocente” es escuchar al otro con la mente, con el corazón, con el alma…; la “escucha inocente” supone escuchar al otro manteniendo en blanco el lienzo de nuestras propias ideas para que el otro pueda dibujar las suyas; la “escucha inocente” constituye un “¡aleluya!” al aporte de valor humano y profesional… Verdaderamente, ¡la “escucha inocente” es genial! y es de lamentar cuando no la practicamos con quienes más lo merecen, recientemente no la practiqué con alguien a quien estimo, le pido que me disculpe pues, de haberla practicado, a mejor puerto se habría llegado.

A este respecto, ayer tuve una interesante a la par que humorística y enriquecedora conversación con mi amiga Olga. Olga es una mujer muy vital, con carácter, positiva… bien podría apellidarse “la salvavidas”, pues durante los 14 años que ha dedicado a la que ella consideraba su empresa, mucha gente le decía: “¡gracias por salvarme la vida, Olga!”, porque ella, en más de una ocasión (y dos y tres) tenía la bondad de hacerle algún favor a sus compañeros y, claro, lo que ella consideraba algo excepcional se empezó a convertir en algo habitual, tras su paso por dicha organización Olga aún no ha recibido la más deseada gratificación: ¡un sincero GRACIAS de corazón! Quiero aprovechar la ocasión para darte las gracias, Olga, porque eres un ejemplo de “escucha inocente”: a ti te sale del alma ser buena gente, independientemente de la respuesta recibida posteriormente.

En el transcurso de nuestra interesante, humorística y enriquecedora conversación Olga me dió un sabio consejo: “¡No te hagas de miel que te cubren las moscas!”, es decir, hay que mantener la esencia de bondad y autenticidad pero… ¡con quien lo sepa apreciar! sino mucho me temo que nuestra energía (amén de nuestro tiempo) vamos a desperdiciar. Al igual que las moscas acuden en cuanto perciben la cercanía de lo dulce; siempre habrá personas que ante la cercanía de la buena educación, la transparencia, la sencillez y la actitud servicial se intenten aprovechar, entonces… ¡es el momento de guardar la miel y, a tus principios, ser fiel! La buena noticia es que -una vez pasado el nubarrón de moscas- te das cuenta de que lo que abunda es la buena gente, por lo tanto, ¡de su valor hay que ser consciente! y… ¡practicar la “escucha inocente”! Gracias, Olga. Y tal como te dije al término de nuestra conversación: “Quien tenga que recoger, que recoja”.

María Graciani

@m_graciani

2 Comentarios | Leído 270 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 opiniones en “De miel y moscas”

  1. Juan Ramiro dice:

    Me ha encantado tu artículo, cuantas veces hemos hablado mi esposa y yo sobre este tema sin decirlo tan bonito como tu amiga Olga “No te hagas de miel que te cubrirán las moscas”

    De nuestra parte da las gracias a tu amiga Olga por ser como es, personas así se necesitan en las organizaciones y en la vida.

    Saludos,
    Juan

    1. 🙂 Muchas GRACIAS por tus amables palabras, Juan Ramiro! Sin duda, Olga es una buena persona. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *