¿Cómo te comes la tostada?

Reflexión matutina de lunes. ¡Me levanto con ganas de comerme el mundo! Como en este loable propósito emplearé más de dos segundos, decido prepararme una suculenta tostada, y recién sacada del tostador, conservando aún todo su calor, la unto con la dulce mermelada de fresa. A continuación, caliento mi taza de leche de almendras y arroz (con media cucharita de cacao) “¡con el tiempo, me he `pasao´!” pienso en voz alta, porque me he quemado un poco la garganta.

“¡A desayunar se ha dicho!” y le ataco a la tostada. Decido doblarla para comérmela con las manos, así el sabor será más intenso, doy el primer bocado… “¿y la mermelada, dónde ha acabado?”, entre mis manos y algo en el plato. Recuerdo uno de los lemas culinarios de mi madre “Con cuchillo y tenedor ¡todo sabe y sienta mejor!” así que decidí tomarme la tostada con cubiertos y descubro que el dicho, era cierto.

Al tomarme la tostada con cuchillo y tenedor, para empezar, las manos no se vuelven a pringar –es más inteligente “faenar” con herramientas que el trabajo te van a facilitar-. Para seguir, ¡mejor el sabor podía distinguir! Al masticar con cuidado, cada uno de los trozos en los que había quedado dividida la tostada, pienso “¡de que manjar me habría privado si, rápidamente, me la hubiera tomado con las manos!”, fui más consciente del sabor de cada bocado, la mermelada seguía donde yo la había colocado, pero ¡aquí las ventajas no habían terminado! Al ponerle al desayuno algo de dedicación, me facilité una estupenda digestión.

¡No creáis que me he olvidado!, sigo con hambre, esto no es más que el aperitivo, ¡mi gran objetivo es comerme el mundo! Y para demostrar que ante las dificultades no sucumbo, ya he trazado mi plan, iré comiéndome cada día trocitos de mundo –para asegurarme de que no se me escurra entre las manos- ¡eso sí! Siempre con cuchillo y tenedor, y como diría el gran Napoleón: “¡Yo, soy el vencedor!”

María Graciani

@m_graciani

2 Comentarios | Leído 307 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 opiniones en “¿Cómo te comes la tostada?”

  1. Juan Mena Carrillo dice:

    Me parece un argumentario de lo cotidiano muy original.Además invita a la reflexión : El nutriente es el primer selectivo.El segundo,”El amor”, con varias de sus vertientes.<> El 3º el marcado por tí; vías de desarrollo

    Juan Mena Carrillo

    Maestro jubilado en MEC. Ministerio Educación y Cultura.

    rubencete1980@hotmail.com
    Ahora cuando estoy desmenuzando su obra me doy cuenta de lo profundo y metafísico que
    es la producción literaria. Pongo un botón de muestra : <> Así, una lengua, une de modo solidario a los pueblos de Latinoamérica. “Don Gil de los Brotes Verdes”.
    Borrar
    Editar comentario
    14 minutos por editar
    para “Comerse el mundo”; también con diversas variantes : Proyecto personal; idiomas, viajes y cambio de actividad para desconectar y realizarse de modo íntegro.

    Pláceme corresponder al sugerente comentario.
    ¡ Enhorabuena y Gracias !

    1. 🙂 ¡Hola Juan! Muchas GRACIAS por tu amable y completo comentario. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *