¡ARSA! | María Graciani García

¡ARSA!

El título del presente artículo corresponde a una expresión del dialecto andaluz que viene a significar “¡anda, mira!” y suele utilizarse en contextos de admiración y sorpresa. Así pues, cuando bailo sevillanas y tengo en frente una persona con “mucho arte” le digo  “¡ARSA!” a modo de elogio, como sinónimo de “¡olé!”, y es que a las “POLE” (Personas de OLÉ) te sale del alma decirles “¡ARSA!” porque se trata de gente con ARoma y SAbor auténticos, no procesados, y por tanto, los primeros que la verdadera victoria habrán saboreado (no en vano, con la expresión “la pole” nos referimos al primer lugar en la parrilla de salida en las carreras automovilísticas).

¿Qué prefieres: una jugosa magdalena casera o un impersonal bollo industrial? No hay color: la magdalena casera es la mejor, la que está de “¡ARSA!”, la que tiene más ARoma y más SAbor; exactamente lo mismo sucede con las personas. Para estar en la “POLE” vital y empresarial, quien lo triunfa es quien parte desde su autenticidad. La autenticidad se caracteriza por su ARoma a autoconocimiento, a sinceridad, a transparencia y por su SAbor a confianza; como a la buena magdalena casera, te dan ganas de comértela desde que la vez recién salida del horno y para acceder a ella no tienes más que alargar la mano y cogerla; mientras que con las “personas procesadas”, como con la bollería industrial, tienes que abrir primero el envoltorio (y muchas veces no sabes lo que te vas a encontrar), la mayoría de las veces carecen de aroma (porque este tipo de personas, como los pasteles procesados, parecen ser de goma) y suelen saber a incertidumbre. ¿Qué sucede cuando te aficionas a la bollería industrial? Comienzas a perder salud y a ganar peso (lo que te hará ser más lento, inseguro, insano) hasta que te conviertes en una mole (esto no te habría pasado con la “POLE” –Personas de OLÉ-), éstas son las consecuencias de rodearse de “personas procesadas”: tus metas quedan olvidadas porque te nutriste (vital y empresarialmente) de calorías vacías que te hicieron sentir demasiado pesado como para hacer nada. La gente carente de autenticidad son un calco de esa bollería industrial: son un peso para la mente, el cuerpo y el alma, a tu ánimo le roban la calma y te llenan de porquería.

Conclusión: para tener ARoma y  SAbor hay que partir de la “POLE” y ¿cuándo hay que empezar a aprender esto? ¡desde el cole!

María Graciani

@m_graciani

2 Comentarios | Leído 124 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 Respuestas a “¡ARSA!”

  1. Josep Serra dice:

    María ARSA, compartimos una magdalena!!!!

    Buen Año.

    Josep

Enviar Comentario

*