Adiós, Raubritter, adiós

Curioso término el Raubritter. Este concepto alemán viene a significar “barón ladrón” y su origen se remonta a la Edad Media, cuando se aplicó por primera vez para designar a los cobradores de peaje que actuaban a lo largo del río Rin. Los “BALA”, BArones LAdrones, comenzaron a hacer su Agosto desde entonces, se autoconcedieron una especia de “patente de corso” como fuente legitimadora de sus fechorías y… ¡ancha es Castilla! Desde la Edad Media comenzaron a forjar su reinado, confiándose en que su “BALA” había ido directa al corazón de la integridad humana y profesional, imposibilitando cualquier Renacimiento. Se equivocaban. Aquí los únicos heridos (yo diría que les quedan menos de “dos telediarios”) son ellos.

En la actual “Economía de la Conexión” (término acuñado por el gurú del marketing Seth Godin) son los puentes que tienden las personas los que generan valor, la meta de esta nueva economía es el esfuerzo emocional y el camino para llegar a ella está hecho con las materias primas de la confianza, la singularidad, el liderazgo, la humanidad… La “Economía de la Conexión” desemboca en la abundancia de alternativas, contactos y conocimientos, preludio de la carrera de máximos, basada en dar más por más, generando un continuo ciclo de riqueza para todos. Esta nueva “Economía de la Conexión” marca el principio del fin de todo tipo de “VANDÉTICOS”, los siempre prescindibles “VÁNDalos ÉTICOS”, especialmente de los “BALA” (los BArones LAdrones), quienes carecen del más mínimo crédito en el Banco de la confianza –y recordad que, la confianza, es uno de los pilares de la “Economía de la Conexión”-.

Por más egoísta que quiera suponerse al hombre, evidentemente hay algunos principios en su naturaleza que lo hacen interesarse en la suerte de otros, de modo que la felicidad de estos, le es necesaria, aunque de ello nada obtenga, a no ser el placer de presenciarla… Esta interesante reflexión fue hecha en 1759 por el economista escocés, Adam Smith, en su Teoría sobre los sentimientos morales. Aunque resulte paradójico, el que más obtiene es el que más da y en la “Economía de la Conexión” las ganancias más potentes son las que generas en términos humanos; en la “Economía de la Conexión” tu nivel de influencia quedará determinado por el aporte de valor que hayas supuesto en la vida de tus semejantes. Por eso los “VANDÉTICOS” (VÁNDalos ÉTICOS) y los “BALA” (BArones LAdrones) ya no tienen nada que hacer… quien no aporta nada –y, para más inri, resta- está abocado a la nada, al olvido, a desaparecer…

Los “VANDÉTICOS” son abanderados del egoísmo, su lema “lo mío pa´mí y… ¡lo tuyo, también!”, malentienden lo que significa cuidar de sí mismo, estimarse a uno mismo y ese mal entendimiento les lleva a un ciclo vicioso de la escasez: “no doy porque así atesoraré más;  como doy, los demás no me dan, por tanto tendré que `cogerlo´; lo que `cojo´ lo guardo bajo 7 llaves para que no me lo quiten…” y así sucesivamente van recorriendo el camino a la perdición: la perdición de sí mismos, la perdición de los valores más elementales, la perdición de las amistades, la perdición de los bienes atesorados… ¿y al final? Pues eso, la nada más absoluta y en todos los sentidos.

Ahora damos los primeros pasos de la época del “ESPRENDOR”, una época caracterizada por el constructivo ESpíritu emPRENDEDOR y los “ESPRENDORES” van a ser la especie dominante porque ellos han entendido a la perfección la dinámica del mundo (humano y empresarial). ¡Por supuesto que los “ESPRENDORES” no son Hermanitas de la Caridad! ¡a ellos les gusta la riqueza!, de hecho, son auténticos fans de la riqueza, pero saben que para obtener riqueza, ellos tienen que ser generadores de riqueza para la sociedad ¡así es como funciona! Los “ESPRENDORES” se quieren y se miman (a sí mismos, a sus proyectos y al entorno), tienen confianza en lo que están haciendo porque se sienten inspirados por un “PRONOBLE”, un PROpósito NOBLE que resulta ser la semilla de un logro excepcional; el transformador de capacidades en resultados, de adversidades en oportunidades…

La Historia siempre la escriben los ganadores y en la “Revalorción” (Revolución de los valores) el “ESPRENDOR” de “MÉTICA” (Meta ÉTICA) es el campeón. Adiós, Raubritter, adiós.

María Graciani

@m_graciani

 

 

2 Comentarios | Leído 140 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 opiniones en “Adiós, Raubritter, adiós”

  1. Paco dice:

    María, tengo una duda. Bárcenas habría que incluirlo en la categoría de BALA O VANDÉTICO. Saludos

    1. Hola Paco! Tratándose de Bárcenas… creo que se lleva el “pack completo”. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *